Blog

Uno mas uno

Uno más uno no son dos
uno más uno es el placer de ti
es cada canto de miradas sin fin
es contemplar juntos el siguiente minuto
uno más uno es lo contrario de estar sin ti
uno más uno es sumar, besar y amar.

Escribes con besos en el libro del amor
me das hambre de ti, me das infinitos
caricias sosegadas, me das sosiego
como una niña que reza arrodillada
como una flor que acaricia mis sentidos
un sueño en el que tu eres mi despertar
y mi despertar pertenece a tu mirada
y tu sonrisa es mi libro del amor.

Aquí, dando pena a la tristeza
diciendo que no existes
pensando que el mundo no es sin ti
aquí, susurrando los minutos
echando al miedo de no verte
siendo sin ser nada
aquí, muriéndome viviendo.

Es posible, es imposible
amar sin dar nada
amar sin límite
dar miedo a la soledad
dar aire al viento
retar a la alegría
retar a la belleza
es posible amarte
es imposible no amarte.

Corres sigilosa buscando emociones
yo te sigo, callado, te sigo en la vida
estoy ahí, como refugio de sensaciones
tu te detienes, yo te abrazo
tu besas el aire, yo beso tu alma
los dos hablamos, hablamos con amor.

Nos iremos todos y nada será igual
las fotos estarán vacías
los ruidos estarán callados
los caminos no se andarán
la luz será oscura y ciega
la habitación se quedara sin ti
no estaréis, no estarás
ellos se irán, también tú
todos nos iremos y el amor contigo.

Yamile Rodriguez, [26.05.20 12:00]
Me interesa amarte, quiero amarte
déjame amarte, porque quiero amarte
amarte es mi presente, es mi futuro
quiero amarte, sueño amarte
amarte es mi alma, amarte es ser
amarte es sentir, amarte es vivir
déjame amarte, amarte… amarte.

Mientras el mundo sean tus ojos
estaré sujetando tus deseos
mientras tu placer sea mi alegría
estaré debajo de tus sueños
mientras tu amor me pertenezca
estaré ahí regalándote mi vida.

Porque tú eres tú
y yo vivo soñándote
porque mi mundo son tus sueños
y tus sueños son deseos.
porque te quiero
y quererte es mi camino
El camino que amo: tú.

Para ti que te siento,
que anhelo tus suspiros
que recorro tus ausencias
que añoro aunque te acompañe
para ti que eres mi ser
y siendo mi ser, te pertenezco

Dime con tu boca que me quieres
acaríciame, poséeme,
hazme sentir el instante de nosotros
suéñame, hazme vibrar,
recorre con tus manos mis deseos
ámame, quiéreme… ámame.

Se llama locura,
sentimientos de pasión,
añoranza en ausencia,
sueños aún despierto,
se llama amor,
y tiene tu nombre.

He pensado en ti,
en tus labios y deseo,
en tus ojos y silencio,
en tus piel y sentimientos,
y he decidido que te quiero,
pero ni me hizo falta pensarlo.

Si cruzas mis sentimientos
y anudas mis anhelos,
si habitas en mis sueños
y resides en mis deseos,
si sabes que te amo,
y sabiéndolo eres feliz,
si sabes que eres todo para mí.

Uno, apareces
Dos, me enamoras
Tres, enloquezco
Cuatro, me entrego
Cinco, suspiro
Seis, me muero por ti.

Tu cuerpo es mi destino,
sinuoso en mis manos,
apetecible en mi deseo.
Eres mujer bella,
eres ser hermoso.
Yo soy tuyo,
y mi placer te pertenece

Estoy a tu lado,
pensándote, recorriéndote
estoy en tu pensamiento,
sabiendo que existo en ti
estoy para ti,
para servirte y hacerte soñar
estoy en ti, siempre en ti
hecho con amores
sostenido por dulzura
protegido con confianza
construido con felicidad
viviremos en nuestro castillo
para no salir jamás.
A silencios y a perdones
con promesas y sueños
fallándote o haciéndote feliz
te amo de todas las formas
aunque a veces no merezca tu amor Limpias mis tristezas
eres alegría
junto a ti todo es sonrisa
tiñes la vida con colores alegres
eres la alegría
contigo soy feliz
soy dichoso sin temer nada
eres mi alegría.

Mantengo la esperanza de ti
porque no creo en el adiós
porque nuestro amor no es recuerdo
mantengo la vida de sentirte
porque nos quisimos y nos queremos
porque nací para amarte
mantengo la esperanza de tu vuelta
te esperaré.

Pensaré en ti
pensaré que te conocí,
sentiré tu presencia
sentiré que estas aquí
sabré que existes,
sabré que me conoces
y siempre me ilusionare,
como el día en el que te conocí.

Son sentimientos que me llevan a ti
son promesas a nuestras voluntades
son ojos cerrados a la tristeza
son anhelos de realidades
son luces de placeres
son amores contigo y amores para ti .

Me naces, me tientas
me acaricias, me sonríes
me miras, me tranquilizas
me observas, me paralizas
me sueñas, me despiertas
me callas, me hablas
me tienes, me amas
¿me amas? .
Tu sonrisa ilumina
me hace llorar
me embelesa
tu sonrisa me enamora
me grita pasión
me habla de amor
tu sonrisa me sonríe
y me llena de ti.

Lágrimas de fuego
que bebo con mis labios
que saben a sal de agua
con color de arco iris
con mil silencios
tus lágrimas …
que me hacen sufrir.

Escúchame,
te quiero decir amor
no temas ni tiembles
sabes que te esperé
sabes que yo si temí
quiero regalarte sentimientos
bastará una mirada
para que todo sea felicidad..

Estaba dormida, no te sentí
desperté, no estabas
pronuncié tu nombre, silencio
volví a llamarte, más silencio
me inquieté, lloré
tu ausencia dolió
… tu recuerdo empezó.

Suenan las flores, suenan a caricias
los pétalos adornan tus ojos
el aroma es el de tu piel
la pasión se desborda
todo es amor, todo es querer
porque quererte es bello
quererte es vivir.

Hambre de ti
quiero tus besos
quiero toda tú
hambre por quererte
te necesito para vivir
te quiero para quererte
sáciame de ti.

Se resbala en mis manos
no tiene dirección
carece de explicación
ni tiene sentido ni razón
simplemente es amor
y el mío te pertenece.

Te quiero aquí

Te quiero con flores
te quiero con palabras
te quiero sin sentido
te quiero sin promesas
te quiero al despertar
te quiero al despedirte
te quiero para quererte
te quiero para darte
te quiero y te quiero
no me preguntes por qué.
Beso sobre beso
tu piel encarna la belleza
tu piel pide mil caricias
suave sobre suave
tu cuerpo para amar
tu alma para sentir
tierna sobre bella
¿cómo no desearte?.
Una mujer: tú,
un querer para quererte
una mirada para sentirte
un motivo para vivirte,
un resguardo para soñarte,
un sentimiento para palpitarte,
una mujer, tú, para pertenecerte.
Beso sobre beso
tu piel encarna la belleza
tu piel pide mil caricias
suave sobre suave
tu cuerpo para amar
tu alma para sentir
tierna sobre bella
¿cómo no desearte?.
Existes, pues naciste para que te amara
respiras, pues así sé que yo respiro,
sueñas, pues así fabricas mis sueños,
miras, pues de tus miradas vivo,
hablas, pues tu voz es mi alimento
callas, pues con tu silencio me emociono
y yo te amo, pues no hay nada sin amarte.

Escribiré un poema en tu alma,
con los trozos de tu eterna ternura
tallaré cada letra con tu lujuria,
letras estremecidas al contacto de tu piel
juntaré las palabras con tu pasión,
hasta conseguir rimar tu belleza,
y alcanzar el éxtasis de tu amor.

Es amarte, saber amarte
conociendo tu amor
recorriendo tu ser,
es amarte, querer amarte
saboreándote, admirándote
soñándote, pensándote
es amarte, es morir amándote.

Suave caria de mujer,
penetrante malicia de bondad,
me engañas con tus verdades de amor,
me haces soñar, con tus sueños de realidad
me embriagas con tus besos sin dolor
suave mujer, con inquietos sentimientos
no quiero liberarme de ti,
me gusta morir de ti.

Yamile Rodriguez, [28.05.20 15:11]
Dulzura, mar de dulzura
inclinada en tu belleza
sosegada por tu lindeza,
amor, mar de amor,
entrégame tu regazo
para seguir bebiendo amor
y seguir respirando tu ser.

Yo soy tuyo, tuyo
inmensamente tuyo,
a lo largo de tu breve aliento eterno,
susurrando mi vida en nuestros besos
perteneciéndote en mil miradas,
soñándote en tus despertares,
soy tuyo: mi meta lleva tu nombre.

En un mundo donde tú existes,
dónde reina la paz de tus caricias,
con la ley de tus besos,
y la obediencia de tus ojos,
en el que tus labios me mandan,
tu alma me enamora,
y tú me fascinas.
En este mundo, yo te amo.

Yamile Rodriguez, [28.05.20 15:12]
Imagino tu mano sobre mi mano,
paseando miradas y caminando amores,
imagino mis sueños, siempre en tus sueños
rindiéndome ante tus pasiones,
sucumbiendo ante sin resistirme,
imagino tus besos, su sabor a placeres
e imaginando, muero por amarte,
porque ya te amo.

Quiero una de tus miradas,
para enmarcarla con mis recuerdos,
para enterrarla en mis tesoros,
quiero todas tus miradas,
para saber que me amas,
para vibrar al son de tus ojos,
y no dejar de amarte.

Yamile Rodriguez, [28.05.20 15:12]
Noche de pasión, día de sentimientos,
alegras mi sonrisa, cuidas mi gozo
llenas mi sueño, vacías mi tristeza,
noche de ti, mi día para ti
eres pasión, mi dulce pasión,
eres querer, mi eterno querer,
noches para amarte, días para admirarte.

El sentimiento de querer,
como la luna quiere el mar,
como el mar posee tu piel,
la pasión se sentir,
como la tierra siente tus pies,
como el aire te llena de sus caricias,
como yo suspiro por tenerte.

Tienes la culpa de mi deseo,
posees la intriga de mis sentimientos,
eres dueña de todas mis pasiones,
eres plena de los sueños de querernos,
eres señora de cada uno de mis placeres,
y no lucho, no me resisto
¿Para qué, si contigo soy feliz?.

Cada día te quiero,
un día te respeto,
otro te admiro,
otro te sueño
pero siempre te quiero,
porque amanecer es quererte,
y estar sin ti, mi muerte.

Dijiste sí,
puntos cantamos canciones de placer,
juntos nos miramos con amor.
Dijiste sí,
tomamos el camino de ser felices
elegimos ser dos y ser uno
Dijiste sí, y todo fue sentir.

Eres placer en ti,
eres sueño de dioses,
que te hicieron para mi.
Eres compañía del pecado,
para calmar mi deseo,
que sigue en ti.
Eres todo, y aún más.

Yamile Rodriguez, [28.05.20 15:14]
Si te llamo y no respondes,
muero por tu silencio,
si te acaricio y no me acompañas,
sufro por tu desprecio,
si te amo, y no me correspondes,
seguiré amándote,
porque aún así soy feliz admirándote.

Yamile Rodriguez, [28.05.20 15:15]
Recibe este beso,
como señal de pasiones,
como testigo de sueños
y presente de locura.
Recibe mi alma,
pues ya es tuya,
como tuyo es mi amor.

Lejos, estás lejos
aunque te siento, incluso te beso
a pesar de que puedo mirarte,
sigues lejos, cada instante más lejos
es extraña mi añoranza de ti,
porque estás aquí
pero no estás aquí: estás lejos de mi.
¿Qué te puedo decir que no sepas?
Podría enumerar tus virtudes,
y no acabaría a tiempo,
podría relatar mis añoranzas,
pero no te añoro si existes,
podría incluso morir de amor,
pero muerto aún seguiría amándote.

De la mañana

De la mañana a la noche
de tu cuerpo al mío
de tu color a mi mirada
de tu aire a mi aire
de tu voz a mi entender
de tu gozo a mi deseo
de tu caricia a mi beso
de tu amor… a mi amor
De la mañana a la noche
de tu cuerpo al mío
de tu color a mi mirada
de tu aire a mi aire
de tu voz a mi entender
de tu gozo a mi deseo
de tu caricia a mi beso
de tu amor… a mi amor

Locos de amor

Locos De Amor

Terminamos de hacer el amor y como
De costumbre, le di un beso en la frente,
Uno en la mejilla y uno mas apasionado
En su boca; nos miramos fijamente y
Cuando, estaba por quitarme de encima,
De ella; me abrazo y me dijo no te salgas
Quédate así, quiero seguir sintiéndote
Dentro de mi.
Sentí una contracción, en sus muslos wow!
Que linda sensaciòn apreto mi ser con mucha
Ternura, que desperto mi deseo otra vez y
La bese, tan apasionado que su cuerpo vibro
Su piel se erizo.
Yo seguia ahí dentro, de ese oasis de placer
Mas firme que un coronel y listo para la siguiente
Batalla… Me empeze a mover y ella también era,
Un vaiven entre sus caderas y su cintura que,
Manera, de moverse.
Y que manera, de disfrutar gemia de una manera
Sin igual y su humedad me tenia empapado de,
Felicidad; le di mas intensidad, a los movimientos
Y ese sonido, del choque de dos cuerpos dándose
Amor se oía cada vez mas fuerte.
Rebotaba una y otra vez perdiendome en su ser
Que con ternura recibia mi hombría y lo apretaba
Con ternura, que delicia y placer sentir con que,
Deseo lo tomaba y en su vientre anidaban mis,
Ganas y mis deseos que ella provocaba.
Estabámos locos de placer, ella gemia y suspiraba
Yo le decía al oído, lo que estaba sintiendo, sin dejar
De recordarle, ese te amo en cada embestida
Pasión desenfrenada y sexo salvaje, se volvio aquel
Hermoso encuentro de amor… Donde hubo,
Rasguños y nalgadas.
Fue así tan diferente despues de hacer el amor
Terminamos follando, como locos… Como dos,
Amantes desesperados despues de tanto tiempo
De desearse y con ganas de arrancarnos la piel
Y dejar marcados nuestros cuerpos con la pasión
Y dejar embarrada, en nuestra piel el aroma
De la seducción.
Fuimos dos locos amandonos con desenfreno
Y con deseos de acabar el uno con el otro y
De arrancar hasta la ultima gota de néctar
Y dejar satisfechos nuestros cuerpos y
Agitados nuestros corazones…

 

Casarse?

No hay q casarse xq sí, para la foto, por la boda y el vestido, o porque crea que el matrimonio es un objetivo más en la vida.
Hay que encontrar a ese compañero de aventuras, que pueda pedir la cena por mi, porque sabe qué condimentos me gustan en la pizza, y de que sabor prefiero la bebida.
Xq hay que vivir con el mejor amigo, el que me haga bromas pesadas, que se ría cuando me caigo, y me haga reír de nuevo.
Hay que estar con alguien que no se tome la vida tan en serio, y de ser posible, alguien con quien no pueda tener una sola conversación sin que me diga alguna estupidez.
Yo quiero despertarme y encontrarlo a mi lado, despeinado, que me recuerde las cosas que dije, y nos riamos durante el desayuno de las cosas que hicimos la noche anterior.
Quiero que hagamos que la rutina, la realidad y los problemas, parezcan más divertidos de lo que son en realidad.
Quiero un compañero que se anime a recorrer el mundo conmigo en auto, en bus, o en avión; en un hotel de cinco estrellas al lado del mar o en un cabaña en medio del bosque.
Que me tome fuerte de la mano mientras caminamos por alguna ciudad o campo perdidos, y me acompañe a conocer los bares por las noches.
Y quiero reírme cuando hagamos el amor 🙊🤗, cuando almorcemos, cuando nos bañemos, cuando viajemos, y cinco minutos después de discutir.
No hay que casarse para estar enjaulada en una vida sin amor. Hay que volar al lado de alguien que me haga tan feliz, que me den ganas de volver a él todos los días.

Mas que casarse porque hay que casarse, se debe estar con el amor de la vida y para toda la vida.

Y si nos casamos, que firmar el papel sea una mera formalidad, y que el amor, la amistad, y la lealtad, sean los que realmente nos mantienen unidos.

Porque no es lo mismo estar casado que estar comprometido, y no es lo mismo estar juntos que estar unidos.

Y la vida, que es tan corta, se hace muy larga al lado de la persona equivocada.

🤗😍🤗😍🤗

Casarse

Casarse?

No hay q casarse xq sí, para la foto, por la boda y el vestido, o porque crea que el matrimonio es un objetivo más en la vida.
Hay que encontrar a ese compañero de aventuras, que pueda pedir la cena por mi, porque sabe qué condimentos me gustan en la pizza, y de que sabor prefiero la bebida.
Xq hay que vivir con el mejor amigo, el que me haga bromas pesadas, que se ría cuando me caigo, y me haga reír de nuevo.
Hay que estar con alguien que no se tome la vida tan en serio, y de ser posible, alguien con quien no pueda tener una sola conversación sin que me diga alguna estupidez.
Yo quiero despertarme y encontrarlo a mi lado, despeinado, que me recuerde las cosas que dije, y nos riamos durante el desayuno de las cosas que hicimos la noche anterior.
Quiero que hagamos que la rutina, la realidad y los problemas, parezcan más divertidos de lo que son en realidad.
Quiero un compañero que se anime a recorrer el mundo conmigo en auto, en bus, o en avión; en un hotel de cinco estrellas al lado del mar o en un cabaña en medio del bosque.
Que me tome fuerte de la mano mientras caminamos por alguna ciudad o campo perdidos, y me acompañe a conocer los bares por las noches.
Y quiero reírme cuando hagamos el amor 🙊🤗, cuando almorcemos, cuando nos bañemos, cuando viajemos, y cinco minutos después de discutir.
No hay que casarse para estar enjaulada en una vida sin amor. Hay que volar al lado de alguien que me haga tan feliz, que me den ganas de volver a él todos los días.

Mas que casarse porque hay que casarse, se debe estar con el amor de la vida y para toda la vida.

Y si nos casamos, que firmar el papel sea una mera formalidad, y que el amor, la amistad, y la lealtad, sean los que realmente nos mantienen unidos.

Porque no es lo mismo estar casado que estar comprometido, y no es lo mismo estar juntos que estar unidos.

Y la vida, que es tan corta, se hace muy larga al lado de la persona equivocada.

🤗😍🤗😍🤗

Amado Dios

Diré cómo nacisteis, placeres prohibidos,
Como nace un deseo sobre torres de espanto,
Amenazadores barrotes, hiel descolorida,
Noche petrificada a fuerza de puños,
Ante todos, incluso el más rebelde,
Apto solamente en la vida sin muros.

Corazas infranqueables, lanzas o puñales,
Todo es bueno si deforma un cuerpo;
Tu deseo es beber esas hojas lascivas
O dormir en esa agua acariciadora.
No importa;
Ya declaran tu espíritu impuro.

No importa la pureza, los dones que un destino
Levantó hacia las aves con manos imperecederas;
No importa la juventud, sueño más que hombre,
La sonrisa tan noble, playa de seda bajo la tempestad
De un régimen caído.

Placeres prohibidos, planetas terrenales,
Miembros de mármol con sabor de estío,
Jugo de esponjas abandonadas por el mar,
Flores de hierro, resonantes como el pecho de un hombre.

Soledades altivas, coronas derribadas,
Libertades memorables, manto de juventudes;
Quien insulta esos frutos, tinieblas en la lengua,
Es vil como un rey, como sombra de rey
Arrastrándose a los pies de la tierra
Para conseguir un trozo de vida.

No sabía los límites impuestos,
Límites de metal o papel,
Ya que el azar le hizo abrir los ojos bajo una luz tan alta,
Adonde no llegan realidades vacías,
Leyes hediondas, códigos, ratas de paisajes derruidos.

Extender entonces una mano
Es hallar una montaña que prohíbe,
Un bosque impenetrable que niega,
Un mar que traga adolescentes rebeldes.

Pero si la ira, el ultraje, el oprobio y la muerte,
Ávidos dientes sin carne todavía,
Amenazan abriendo sus torrentes,
De otro lado vosotros, placeres prohibidos,
Bronce de orgullo, blasfemia que nada precipita,
Tendéis en una mano el misterio.
Sabor que ninguna amargura corrompe,
Cielos, cielos relampagueantes que aniquilan.

Abajo, estatuas anónimas,
Sombras de sombras, miseria, preceptos de niebla;
Una chispa de aquellos placeres
Brilla en la hora vengativa.
Su fulgor puede destruir vuestro mundo.

 

URBE

He aquí mi poema
brutal
y multánime
a la nueva ciudad.

Oh ciudad toda tensa
de cables y de esfuerzos,
sonora toda
de motores y de alas.

Explosión simultánea
de las nuevas teorías,
un poco más allá.
En el plano espacial
De Wirman y de Turner
y un poco más acá
de Maples Arce.

Los pulmones de Rusia
soplan hacia nosotros
el viento de la revolución social.
Los asalta braguetas literarios
nada comprenderán
de esta nueva belleza
sudorosa del siglo,
y las lunas
maduras
que cayeron,
son esta podredumbre
que nos llega
de las atarjeas intelectuales.

He aquí mi poema:
Oh ciudad fuerte
y múltiple,
hecha toda de hierro y de acero.

Los muelles. Las dársenas.
las grúas.

Y la fiebre sexual
de las fábricas.

Vrbe:
Escoltas de tranvías
que recorren las calles subversistas.
Los escaparates asaltan las aceras,
y el sol, saquea Ias avenidas.
Al márgen de los días
tarifados de postes telefónicos
desfilan paisajes momentáneos
por sistemas de tubos ascensores.

Súbitamente,
oh el fogonazo
verde de sus ojos.
Bajo las persianas ingenuas de la hora
pasan los barallones rojos.
El romanticismo caníbal de la música yanke
ha ido haciendo sus nidos en los mástiles.

Oh ciudad internacional.
¿hacia qué remoto meridiano
cortó aquel trasatlántico?
Yo siento que se aleja todo.
Los crepúsculos ajados
flotan entre la mampostería del panorama.
Trenes espectrales que van
hacia allá
lejos, jadeantes de civilizaciones.
La multitud desencajada
chapotea musicalmente en las calles.

Y ahora, los burgueses ladrones, se echarán a temblar
por los caudales
que robaron al pueblo,
pero alguien ocultó bajo sus sueños
el pentagrama espiritual del explosivo.

He aquí mi poema;
Gallardetes de hurras al viento,
cabelleras incendiadas
y mañanas cautivas en los ojos.

Oh ciudad
musical
hecha roda de ritmos mecánicos.

Mañana, quizás.
sólo la lumbre viva de mis versos
alumbrará los horizontes humillados.Esta nueva profundidad del panorama
es una proyección hacia los espejismos interiores

La muchedumbre sonora
hoy rebasa las plazas comunales
y los hurras triunfales
del obregonismo
reverberan al sol de las fachadas.

Oh muchacha romántica
flamarazo de oro.

Tal vez entre mis manos
sólo quedaron los momentos vivos.

Los paisajes vestidos de amarillo
se durmieron detrás de los cristales,
y la ciudad arrebatada,
se ha quedado temblando en los cordajes.
Los aplausos son aquella muralla.

-Dios mío¡
-No temas, es la ola romántica de las multitudes.
Después, sobre los desbordes del silencio,
la noche tarahumara irá creciendo.

Apaga tus vidrieras
Entre la maquinaria del insomnio
La lujuria, son millones de ojos
que se untan en la carne.

Un pájaro de acero
ha emprorado su norte hacia una estrella

El puerto:
lejanías incendiadas.
el humo de las fábricas.
Sobre los tendederos de la música
se asolea su recuerdo.

Un adiós trasatlántico saltó desde la borda
Los motores cantan
sobre el panorama muerto. La tarde, acribillada de ventanas
flota sobre los hilos del teléfono,
y entre los atravesaños
inversos de la hora
se cuelgan los dioses de las máquinas.
Su juventud maravillosa
estalló una mañana
entre mis dedos.
y en el agua vacía
de los espejos,
naufragaron los rostros olvidados.

Oh la pobre ciudad sindicalista
andamiada
de hurras y de gritos.
Los obreros,
son rojos
y amarillos.

Hay un florecimiento de pistolas
después del trampolín de los discursos,
y mientras los pulmones
del viento
se supuran
perdida en los obscuros pasillos de la música
alguna novia blanca
se deshoja.  Entre los matorrales del silencio
la obscuridad lame la sangre del crepúsculo .
Las estrellas caídas.
son pájaros muertos
en el agua sin sueño
del espejo
y las artillerías
sonoras del atlántico
se apagaron,
al fin,
en la distancia.

Sobre la arboladura del otoño.
sopla un viento nocturno:
es el viento de Rusia,
de las grandes tragedias;
y el jardín
amarillo,
se va a pique en la sombra.
Súbito, su recuerdo
chisporrotea en los interiores apagados.
Sus palabras de oro
criban en mi memoria.

Los ríos de blusas azules
desbordan las esclusas de las fábricas,
y los árboles agitadores
manotean sus discursos en la acera.
Los huelguistas se arrojan
pedradas y denuestos,
y la vida, es una tumultuosa
conversión hacia la izquierda.

Al margen de la almohada
la noche, es un despeñadero;
y el insomnio
se ha quedado escarbando en mi cerebro.

¿De quién son esas voces
que sobre nadan en la sombra?

Y estos trenes que aullan
hacia los horizontes devastados

Las soldados
dormirán esta noche en el infierno

Dios mío,
y de todo este desastre
sólo unos cuantos pedazos
blancos,
de su recuerdo,
se me han quedado entre las manos Las hordas salvajes de la noche
se echaron sobre la ciudad amedrentada.

La bahía
florecida,
de mástiles y lunas,
se derrama
sobre la partitura.
ingenua de sus manos,
y el grito, lejano
de un vapor,
hacia los mares nórdicos.

Adiós
al continente naufragado.

Entre los hilos de su nombre
se quedaron las plumas de los pájaros.

Pobre Celia María Dolores;
el panorama está dentro de nosotros.
Bajo los hachazos del silencio
las arquitecturas de hierro se devastan.

Hay oleadas de sangre y nubarrones de odio.

Desolación

Los discursos marihuanos
de los diputados
salpicaron de mierda su recuerdo.
pero,
sobre las multitudes de mi alma
se ha despeñado su ternura.

Ocotlán
allá lejos.

Voces

Los impactos picotean sobre
las trincheras.

La lujuria, apedreó toda la noche,
los balcones a oscuras de una virginidad.

La metralla
hace saltar pedazos del silencio.
Las calles
sonoras y desiertas,
son ríos de sombra
que van a dar al mar,
y el cielo, deshilachado,
es la nueva
bandera,
que flamea.
sobre la ciudad.

PURGATORIO

Por surcar mejor agua alza las velas
ahora la navecilla de mi ingenio,
que un mar tan cruel detrás de sí abandona;

y cantaré de aquel segundo reino
donde el humano espíritu se purga
y de subir al cielo se hace digno.

Mas renazca la muerta poesía,
oh, santas musas, pues que vuestro soy; .
y Calíope un poco se levante,

mi canto acompañando con las voces
que a las urracas míseras tal golpe
dieron, que del perdón desesperaron.

Dulce color de un oriental zafiro,
que se expandía en el sereno aspecto
del aire, puro hasta la prima esfera,

reapareció a mi vista deleitoso,
en cuanto que salí del aire muerto,
que vista y pecho contristado había.

El astro bello que al amor invita
hacía sonreír todo el oriente,
y los Peces velados lo escoltaban.

Me volví a la derecha atentamente,
y vi en el otro polo cuatro estrellas
que sólo vieron las primeras gentes.

Parecía que el cielo se gozara
con sus luces: ¡Oh viudo septentrión,
ya que de su visión estás privado!

Cuando por fin dejé de contemplarlos
dirigiéndome un poco al otro polo,
por donde el Carro desapareciera,

vi junto a mí a un anciano solitario,
digno al verle de tanta reverencia,
que más no debe a un padre su criatura.

Larga la barba y blancos mechones
llevaba, semejante a sus cabellos,
que al pecho en dos mechones le caían.

Los rayos de las cuatro luces santas
llenaban tanto su rostro de luz,
que le veía como al Sol de frente.

¿Quién sois vosotros que del ciego río
habéis huido la prisión eterna?
-dijo moviendo sus honradas plumas.

¿Quién os condujo, o quién os alumbraba,
al salir de esa noche tan profunda,
que ennegrece los valles del infierno?

¿Se han quebrado las leyes del abismo?
¿o el designio del cielo se ha mudado
y venís, condenados, a mis grutas?»

Entonces mi maestro me empujó,
y con palabras, señales y manos
piernas y rostro me hizo reverentes.

Después le respondió: «Por mí no vengo.
Bajó del cielo una mujer rogando
que, acompañando a éste, le ayudara.

Mas como tu deseo es que te explique
más ampliamente nuestra condición,
no puede ser el mío el ocultarlo.

Éste no ha visto aún la última noche;
mas estuvo tan cerca en su locura,
que le quedaba ya muy poco tiempo.

Y a él, como te he dicho, fui enviado
para salvarle; y no había otra ruta
más que esta por la cual le estoy llevando.

Le he mostrado la gente condenada;
y ahora pretendo las almas mostrarle
que están purgando bajo tu mandato.

Es largo de contar cómo lo traje;
bajó del Alto virtud que me ayuda
a conducirlo a que te escuche y vea.

Dignate agradecer que haya venido:
busca la libertad, que es tan preciada,
cual sabe quien a cambio da la vida.

Lo sabes, pues por ella no fue amarga
en Utica tu muerte; allí dejaste
la veste que radiante será un día.

No hemos quebrado las eternas leyes,
pues éste vive y Minos no me ata;
soy de la zona de los castos ojos

de tu Marcia, que sigue suplicando
que la tengas por tuya, oh santo pecho:
en nombre de su amor, senos benigno.

Deja que andemos por tus siete reinos;
le mostraré nuestro agradecimiento,
si quieres que te nombre allí debajo.»

«Tan placentera Marcia fue a mis ojos
mientras que estuve allí -dijo él entonces-
que cuanto me pidió le concedía.

Ahora que vive tras el río amargo,
no puede ya moverme, por la ley
que cuando me sacaron fue dispuesta.

Mas si te manda una mujer del cielo,
como has dicho, lisonjas no precisas:
basta en su nombre pedir lo que quieras.

Puedes marchar, mas haz que éste se ciña
con un delgado junco y lave el rostro,
y que se limpie toda la inmundicia;

porque no es conveniente que cubierto
de niebla alguna, vaya hasta el primero
de los ministros ya del Paraíso.

En todo el derredor de aquella islita,
allí donde las olas la combaten,
crecen los juncos sobre el blanco limo:

ninguna planta que tuviera fronda
o que dura se hiciera, viviría,
pues no soportaría sus embates.

Luego no regreséis por este sitio;
el sol os mostrará, que surge ahora,
del monte la subida más sencilla.»

Él desapareció; y me levanté
sin hablar, acercándome a mi guía,
dirigiéndole entonces la mirada.

Él comenzó: «Sigue mis pasos, hijo:
volvamos hacia atrás, que esta llanura
va declinando hasta su último margen.»

Vencía el alba ya a la madrugada
que escapaba delante, y a lo lejos
divisé el tremolar de la marina.

Por la llanura sola caminábamos
como quien vuelve a la perdida senda,
y hasta encontrarla piensa que anda en vano.

Cuando llegamos ya donde el rocío
resiste al sol, por estar en un sitio
donde, a la sombra, poco se evapora,

ambas manos abiertas en la hierba
suavemente puso mi maestro:
y yo, que de su intento me di cuenta,

volví hacia él mi rostro enlagrimado;
y aquí me descubrió completamente
aquel color que me escondió el infierno.

Llegamos luego a la desierta playa,
que nadie ha visto navegar sus aguas,
que conserve experiencias del regreso.

Me ciñó como el otro había dicho:
¡oh maravilla! pues cuando él cortó
la humilde planta, volvió a nacer otra
de donde la arrancó, súbitamente.

 

DIVINA COMEDIA INFIERNO

El día se marchaba, el aire oscuro
a los seres que habitan en la tierra
quitaba sus fatigas; y yo sólo

me disponía a sostener la guerra,
contra el camino y contra el sufrimiento
que sin errar evocará mi mente.

¡Oh musas! ¡Oh alto ingenio, sostenedme!
¡Memoria que escribiste lo que vi,
aquí se advertirá tu gran nobleza!

Yo comencé: «Poeta que me guías,
mira si mi virtud es suficiente
antes de comenzar tan ardua empresa.

Tú nos contaste que el padre de Silvio,
sin estar aún corrupto, al inmortal
reino llegó, y lo hizo en cuerpo y alma.

Pero si el adversario del pecado
le hizo el favor, pensando el gran efecto
que de aquello saldría, el qué y el cuál,

no le parece indigno al hombre sabio;
pues fue de la alma Roma y de su imperio
escogido por padre en el Empíreo.

La cual y el cual, a decir la verdad,
como el lugar sagrado fue elegida,
que habita el sucesor del mayor Pedro.

En el viaje por el cual le alabas
escuchó cosas que fueron motivo
de su triunfo y del manto de los papas.

Alli fue luego el Vaso de Elección,
para llevar conforto a aquella fe
que de la salvación es el principio.

Mas yo, ¿por qué he de ir? ¿quién me lo otorga?
Yo no soy Pablo ni tampoco Eneas:
y ni yo ni los otros me creen digno.

Pues temo, si me entrego a ese viaje,
que ese camino sea una locura;
eres sabio; ya entiendes lo que callo.»

Y cual quien ya no quiere lo que quiso
cambiando el parecer por otro nuevo,
y deja a un lado aquello que ha empezado,

así hice yo en aquella cuesta oscura:
porque, al pensarlo, abandoné la empresa
que tan aprisa había comenzado.

«Si he comprendido bien lo que me has dicho
-respondió del magnánimo la sombra
la cobardía te ha atacado el alma;

la cual estorba al hombre muchas veces,
y de empresas honradas le desvía,
cual reses que ven cosas en la sombra.

A fin de que te libres de este miedo,
te diré por qué vine y qué entendí
desde el punto en que lástima te tuve.

Me hallaba entre las almas suspendidas
y me llamó una dama santa y bella,
de forma que a sus órdenes me puse.

Brillaban sus pupilas más que estrellas;
y a hablarme comenzó, clara y suave,
angélica voz, en este modo:

“Alma cortés de Mantua, de la cual
aún en el mundo dura la memoria,
y ha de durar a lo largo del tiempo:

mi amigo, pero no de la ventura,
tal obstáculo encuentra en su camino
por la montaña, que asustado vuelve:

y temo que se encuentre tan perdido
que tarde me haya dispuesto al socorro,
según lo que escuché de él en el cielo.

Ve pues, y con palabras elocuentes,
y cuanto en su remedio necesite,
ayúdale, y consuélame con ello.

Yo, Beatriz, soy quien te hace caminar;
vengo del sitio al que volver deseo;
amor me mueve, amor me lleva a hablarte.

Cuando vuelva a presencia de mi Dueño
le hablaré bien de ti frecuentemente.”
Entonces se calló y yo le repuse:

“Oh dama de virtud por quien supera
tan sólo el hombre cuanto se contiene
con bajo el cielo de esfera más pequeña,

de tal modo me agrada lo que mandas,
que obedecer, si fuera ya, es ya tarde;
no tienes más que abrirme tu deseo.

Mas dime la razón que no te impide
descender aquí abajo y a este centro,
desde el lugar al que volver ansías.”

” Lo que quieres saber tan por entero,
te diré brevemente me repuso
por qué razón no temo haber bajado.

Temer se debe sólo a aquellas cosas
que pueden causar algún tipo de daño;
mas a las otras no, pues mal no hacen.

Dios con su gracia me ha hecho de tal modo
que la miseria vuestra no me toca,
ni llama de este incendio me consume.

Una dama gentil hay en el cielo
que compadece a aquel a quien te envío,
mitigando allí arriba el duro juicio.

Ésta llamó a Lucía a su presencia;
y dijo: «necesita tu devoto
ahora de ti, y yo a ti te lo encomiendo».

Lucía, que aborrece el sufrimiento,
se alzó y vino hasta el sitio en que yo estaba,
sentada al par de la antigua Raquel.

Dijo: “Beatriz, de Dios vera alabanza,
cómo no ayudas a quien te amó tanto,
y por ti se apartó de los vulgares?

¿Es que no escuchas su llanto doliente?
¿no ves la muerte que ahora le amenaza
en el torrente al que el mar no supera?”

No hubo en el mundo nadie tan ligero,
buscando el bien o huyendo del peligro,
como yo al escuchar esas palabras.

“Acá bajé desde mi dulce escaño,
confiando en tu discurso virtuoso
que te honra a ti y aquellos que lo oyeron.”

Después de que dijera estas palabras
volvió llorando los lucientes ojos,
haciéndome venir aún más aprisa;

y vine a ti como ella lo quería;
te aparté de delante de la fiera,
que alcanzar te impedía el monte bello.

¿Qué pasa pues?, ¿por qué, por qué vacilas?
¿por qué tal cobardía hay en tu pecho?
¿por qué no tienes audacia ni arrojo?

Si en la corte del cielo te apadrinan
tres mujeres tan bienaventuradas,
y mis palabras tanto bien prometen.»

Cual florecillas, que el nocturno hielo
abate y cierra, luego se levantan,
y se abren cuando el sol las ilumina,

así hice yo con mi valor cansado;
y tanto se encendió mi corazón,
que comencé como alguien valeroso:

«!Ah, cuán piadosa aquella que me ayuda!
y tú, cortés, que pronto obedeciste
a quien dijo palabras verdaderas.

El corazón me has puesto tan ansioso
de echar a andar con eso que me has dicho
que he vuelto ya al propósito primero.

Vamos, que mi deseo es como el tuyo.
Sé mi guía, mi jefe, y mi maestro.»
Asi le dije, y luego que echó a andar,
entré por el camino arduo y silvestre.